angel004zxc

Su agencia, Charming Barbara, es una de las pioneras en España en ofrecer este servicio a mujeres. La prostitución, una explotación del cuerpo tradicionalmente reservada a clientes masculinos, empieza a captar al otro sexo. España cuenta ya con varias agencias especializadas y pequeños locales de alterne. En Valencia está prevista la próxima apertura de un gran prostíbulo en el que sólo trabajarán hombres. En EE UU, Heidi Fleiss, más conocida como Madame Hollywood, planea abrir en Las Vegas y por todo lo alto un burdel sólo para chicas: La Granja de Sementales. Barbara tiene 35 años y hace ocho que dejó el ejercicio directo de la prostitución. Se casó con un cliente y tuvo con él una hija. Junto a otro cliente montó hace un año Charming Barbara, empresa de prostitución de lujo destinada exclusivamente en sus orígenes a la clientela masculina. Pero un día cambió de rumbo. "Me llamó un chico que se ofrecía para trabajar para mujeres. No pensaba contratarlo, pero me picó la curiosidad y tomamos un café. Me gustó y le dije: 'Si consigo tres más como tú, monto la agencia para mujeres". Su empresa tiene siete chicos que trabajan en distintas ciudades de España. El más joven tiene 22 años, y el mayor, 40. Barbara preselecciona a los aspirantes a través de las fotografías que le mandan. "No quiero cachitas de playa. Me interesan guapos, pero normales y, sobre todo, que tengan buena conversación", explica. Las demandas femeninas en el sexo son distintas de las masculinas, aclara. "Tenemos antes el orgasmo en la cabeza que aquí abajo".

593xkjajzk1